No Te Va Gustar: cuatro noches, cuatro lunas

La banda liderada por Emiliano Brancciari batió su propio récord presentando Por lo menos hoy en el Luna Park durante cuatro fechas seguidas.Cuando uno asiste a un recital de No Te Va Gustar, la presentación de un disco nuevo (en este caso, Por lo menos hoy) es una mera excusa. Porque más allá de que la banda uruguaya cumpla con el rito de tocar cada uno de los temas de su álbum del momento, sus shows siguen el precepto que Emiliano Brancciari supo poner en palabras en una de sus mejores canciones. Eso de que “No nos alcanza el hecho de llegar, no nos molesta el camino más largo” se percibe y se contagia. Cada uno de los cuatro Luna Park colmados respondieron a lo de plantarse en el aquí y ahora, en el “por lo menos hoy”, para validar el por qué del fenómeno de la banda. Y para rastrear ese por qué, NTVG se remonta a un disco comoAunque cueste ver el so l (con el clásico “Cielo de un solo color” como bandera), pero también a Este fuerte viento que sopla (con la hermosa “Clara”, que tiene una de las letras más tangueras y, por ende, nostálgicas, compuestas por Brancciari).

El grupo que fue cambiando de formación, que fue cambiando de género, que fue cambiando disco tras disco, de alguna extraña manera sigue siendo el mismo del de Solo de noche, tapa en la que sol, suerte de leit motiv de nombre de canciones y de nombre de discos de la banda, está en primerísimo plano. Si varios se preguntan cuál es la raíz del éxito de NTVG, la respuesta muchas veces está en esa manera en la que pasa de hablar del disfrute (“No hay dolor”) a hablar del amor como aquello que puede nublar el cielo tanto como iluminarlo (algo que escuchamos en el himno de la banda, “No necesito nada”). ¿Un poco cursi? ¿Un poco complaciente? Algo de eso hay. Las letras del grupo, independientemente de la evolución melódica, van a lo concreto y tienen encanto porque apelan a la simpleza. Hay poco de casualidad en que la voz y las palabras de Benedetti aparezcan en “De nada sirve” para hablar del placer de compartir las cosas de a dos. En definitiva, los shows de NTVG son justamente eso: una experiencia compartida. Por eso, quizás, es que hayan logrado superar su propio récord.

ROLLING STONE

Anuncios