Algo está por pasar

Tras un show en el Luna Park y una gira por España, No Te Va Gustar suma al productor argentino Matías “Chavez” Méndez. Alianza supersónica en el Río de la Plata.

“Meticulosidad” es la palabra que mejor define el trabajo de NTVG frente a la secuela de su exitoso disco “Todo Es Tan Inflamable”, que los catapultó a las radios masivas a ambos lados del Río de la Plata. Los uruguayos llevan dos meses encerrados en su estudio propio, El Elefante Blanco, subsuelo de una vieja casa, ahora templo oficial de la banda, en la zona del parque Rodó montevideano. El período de reclusión creativa apenas se vio alterado por una cruzada al Luna Park (12 de junio) y una corta segudilla de shows por España.

En esta misión a largo plazo -los registros definitivos empiezan a mediados de este mes (julio 2008)-, el elegido para ocupar el sillón de la mesa de control fue el emergente (y prolífico) Matías “Chávez” Méndez. Un aliado que comparte con los músicos algo clave: todos, banda y productor, están por hacer su arribo al mainstream discográfico. “Agradezco a Dios ser parte de esto”, expresa Chávez, que con 31 años (suerte de genio precoz), fue seleccionado incluso contra otros nombres ya consagrados. Su reciente “perillaje” en el certero disco debut de Socio, compadre de NTVG, marcó la diferencia en la elección. Chávez, que hizo sus primeras armas en producciones de bajo presupuesto, pero que, según afirma, “en calidad salían a pelearle a los más grossos”, es sumamente consciente de la magnitud del proyecto en el que se encuentra embarcado: “Este va a ser el debut en primera”.

“Si te hacen mal, juro sería capaz de matar”, canta Emiliano Brancciari bordeando lo emo, durante una de las pruebas de “Tu Nombre”, tema que junto a otros, como “El Mismo Canal” (ragga anti medios), “Esta Plaga” (ska supersónico) y “Como Si Estuviera” (tango que “antes era punk”, forman parte de la lista de los quue él llama sus “diez greatest”. Siguel el vocalista/guitarrista: “la parte del diome está medio rara”. Vuelven a escucharlo en silencio desde la PC, vigilados por una foto del Pibe Valderrama.

El líder del grupo es el autor del 90 por ciento de las veinte canciones sobre las que trabajan, ensayando, grabando y reformulando cada día. De los veinte tracks, gestados entre 2006 y la fecha, sólo la mitad va a sobrevivir el período de filtro al que están siendo sometidos.

Entre PlayStation (Pro evolution Soccer a full) y reuniones fumetas en la cocina, el clima no puede ser más apropiado para producir hits. Desde la mañana, a puro mate (curiosamente manejado por Chávez, y no por un oriental) todo sucede entre animadas charlas y música. Tanto el productor como los músicos afirman que “la simbiosis entre las partes está”. Lejos de buscar un Todo Es Tan Inflamable II, banda y productor se disponen a aceptar el riesgo.

 El título tentativo del disco es ¡Aire! y no tiene fecha de salida aún confirmada.

Fermín Solana

http://www.rollingstone.com.ar

Anuncios